dislexia.png

DISLEXIA

La dislexia es un tipo de dificultad del aprendizaje que se distingue por problemas en el reconocimiento de las palabras, su descodificación y escritura.
Aparece a pesar de haber recibido una enseñanza adecuada; y se refleja en dificultades en la lectura, la escritura, la comprensión, la ortografía e incluso el habla. Esto acaba repercutiendo en la adquisición de vocabulario y otros conocimientos, pudiendo abarcar a los números y notas musicales. Sin embargo, la dislexia no se debe a un déficit intelectual. De hecho, se observa un rendimiento normal en muchas otras actividades.
El origen de la dislexia parece ser neurológico y posee un componente genético. Se relaciona con un inadecuado funcionamiento de ciertas áreas cerebrales. Dichas zonas son las responsables de la percepción visual o auditiva, la velocidad de procesamiento, la organización, la secuenciación, la memoria a corto plazo, la expresión del lenguaje y/o las habilidades motoras.

Cifras de la dislexia

Se estima que, entre un 17 y un 20% de la población sufre dislexia. Las cifras no están del todo claras, pues en muchos casos no llega a diagnosticarse. Por otra parte, el 40% del abandono escolar en España parece deberse a esta dificultad del aprendizaje.

Signos y síntomas de la dislexia

Los síntomas de la dislexia se reflejan tanto en la escuela como en casa, y permanecen durante toda la vida. No obstante, sufren variaciones según la edad.
Los niños más pequeños pueden manifestar dificultades para aprender a hablar, añadir vocabulario, pronunciar, aprender el alfabeto, recordar las palabras adecuadas, etc.
Más adelante, se observan errores en la lectura y ortografía. Pueden sustituir e invertir las letras (confundiendo “b” y “d” o “u” y “n”), sílabas o palabras. Les cuesta aprender a decir la hora, y se ven fallos en la planificación e impulsividad.
Es habitual que en los cursos siguientes continúen cometiendo errores (más de lo esperable) cuando lee en voz alta en clase. Pueden reemplazar palabras por otras que suenen parecidas, aunque no tengan el mismo significado; además de cometer fallos en gramática, ortografía y puntuación.
También tendrán dificultades para distinguir la izquierda y la derecha, sacar conclusiones de una historia o texto, y comprender gráficos y tablas.
Evidentemente, si la dislexia no se trata en los primeros años del desarrollo, el rendimiento académico se va a ver enormemente afectado; aumentando la probabilidad de abandono escolar.

¿Qué se puede hacer?

Como hemos mencionado, se ha demostrado que los cerebros de las personas con dislexia muestran un patrón de actividad diferente que los de las personas sin esta dificultad. Por tanto, si la dislexia es algo que se debe a un incorrecto funcionamiento cerebral, una buena forma de abordarla es entrenando las ondas cerebrales. Sí, estamos hablando de neurofeedback.

Neurofeedback y dislexia

A pesar de que el tratamiento de la dislexia con neurofeedback es algo relativamente novedoso, cada vez más profesionales observan sus beneficios.
A través del neurofeedback el cerebro va “aprendiendo” a funcionar de una manera más sana, un cambio que se mantiene a largo plazo.
Esta técnica reduce los síntomas de la dislexia actuando en las áreas cerebrales responsables del procesamiento visual, auditivo y de las funciones ejecutivas. Además, se ha demostrado que también trata otros síntomas que suelen acompañar a las dificultades de aprendizaje: ira,
frustración, baja autoestima, ansiedad, etc.
Por ejemplo, en este estudio, 12 pacientes con dislexia recibieron sesiones de neurofeedback. Sobre las 30/35 sesiones, se encontraron mejoras en todos ellos, sobre todo en la velocidad lectora y la comprensión.


Este otro estudio, anuncia mejoras en la ortografía en pacientes disléxicos tras el entrenamiento con neurofeedback.
En otro estudio, se habla de la agresividad que puede aparecer en personas disléxicas mientras leen palabras o textos. Los investigadores comprobaron que el neurofeedback también fue eficaz para eliminar la frustración y hostilidad que sentían los pacientes durante la lectura.

Referencias

- Walker, J. E., & Norman, C. A. (2006). The neurophysiology of dyslexia: A selectivereview with implications for neurofeedback remediation and results of treatment intwelve consecutive patients. Journal of Neurotherapy, 10(1), 45-55.

- Shanshan, L. I., & Zichao, C. (2017). Effects of Neurofeedback Training on DyslexicStudents’ Aggression: An Experimental Study. NeuroQuantology, 15(2).

- Breteler, M. H. M., Arns, M., Peters, S., Giepmans, I., & Verhoeven, L. (2010).Improvements in Spelling after QEEG-based Neurofeedback in Dyslexia: A RandomizedControlled Treatment Study. Applied Psychophysiology and Biofeedback, 35(1), 5–11.

- EEG Neurofeedback for dyslexia. (2016). Obtenido de Cognitive Solutions LearningCenter: http://www.helpforld.com/neurofeedback-for-dyslexia/

- La dislexia. (s.f.). Obtenido de FEDIS: http://fedis.org/dislexia/

- Neurofeedback for learning disabilities. (2013). Obtenido de NeurodevepmentCenter: https://neurodevelopmentcenter.com/psychological-disorders/learning-disabilities/neurofeedback-for-learning-disabilities/

- Symptoms of Dyslexia and Neurofeedback. (17 de febrero de 2017). Obtenido deAdvanced Neurotherapy: http://www.advancedneurotherapy.com/blog/2017/02/17/dyslexia-symptoms-neurofeedback

Formulario de suscripción

Lafinur 3627 CORDOBA

+54 9 351 743-8888

  • whatsapp
  • Facebook
  • Instagram

©2019 by Codec Salud